8 octubre, 2013 awezoom

2 Finales Enfrentados: “Breaking Bad” vs. “Dexter”

2 Finales enfrentados: Breaking Bad VS. Dexter

AVISO: Spoilers Indiscriminados

El destino, el azar o el pique televisivo ha querido que dos grandes series que nos han acompañado durante varios años, hayan terminado con sólo unas semanas de diferencia.

Ha sido un momento bastante interesante, similar a cuando terminó la gran Lost, ya que la amenaza de leer spoilers en Internet era enorme si no estabas siguiendo las series al día. Por suerte, en general la gente no suele soltar cosas más allá de: “Vaya basura” o “Alucinante”, con lo que no ha sido demasiado grave.

¿Por qué se compara el final de dos series como estas? Bueno, ambas han tenido un punto en común a lo largo de sus temporadas: Poner en entredicho la moralidad de las acciones de sus protagonistas, plantearnos la duda de hasta qué punto podemos justificar los actos de un personaje malvado pero con el que nos han hecho empatizar a lo largo de tantos capítulos.

Desgraciadamente, en esta carrera final, sólo una de las dos series, Breaking Bad, ha sido fiel a las expectativas generadas. La serie de Vince Gilligan ha ido ganándose el respeto de fans, crítica y…bueno, de todo el mundo. Era imposible ver las temporadas tres y cuatro y no declararse fan incondicional de Walter White, ya que esta serie ha mostrado, sin duda, una de las evoluciones más interesantes de un personaje en la historia de la Televisión. Hemos pasado de un entrañable, patético y frágil profesor de química fracasado, a una mente criminal despiadada, fría y calculadora, que no ha dudado nunca en poner en peligro a todos sus seres queridos por cumplir sus deseos de poder y riqueza.

 

La recta final de Breaking Bad

breaking

La última temporada de Breaking Bad, de hecho, ha sido la que finalmente nos ha mostrado que Heisenberg, el alter-ego oscuro de Walter White, se ha ido apoderando de las decisiones del personaje, hasta hundirle en el más profundo pozo de desesperación al perderlo todo y al destruir completamente a su familia. Por suerte para nosotros, ese hundimiento nos ha proporcionado algunos de los momentos más intensos en la historia de la Televisión. Es unánime entre todo Internet que los dos momentos más brutales: La muerte de Hank y la escena donde Skyler y Walter Junior se enfrentan al monstruo en el que se ha convertido el cabeza de familia nos han tenido a todos conteniendo la respiración y las lágrimas. Ozymandias es, y no es para menos, el episodio más valorado de la historia de la televisión en IMDB. Y es que ese momento, el derrumbe familiar de Heisenberg era lo que nos temíamos desde el minuto en que Walter decidía meterse en el mundo de las drogas. Era la conclusión lógica y esperable, porque, a pesar de que la serie siempre ha transgredido la moralidad y nos ha puesto contra las cuerdas como espectadores en más de una ocasión, al final, en Hollywood, el crimen no puede quedar sin castigo. Un personaje que ha envenenado a un niño, que ha matado sin piedad, que ha manipulado a todos a su alrededor no puede salir impune de todo ello.

Y eso es lo que nos ha regalado esta última temporada de manera magistral. No sólo Walter White lo pierde todo. Su única salida es exiliarse, dejar todo atrás y pasar sus últimos meses de vida agonizando en una vieja cabaña donde es capaz de pagar una fortuna por unos minutos de compañía artificial. Sólo la esperanza de saldar cuentas es capaz de darle un empujón final para salir de su encierro voluntario y poner fin a su leyenda. Y de qué manera, señores, de qué manera.

Los momentos que me quedo de Breaking Bad

De esta gran serie me quedo, sin duda, con varios momentos para la posteridad:

  • La muerte de Gus Fring. Apoteósica. Toda una temporada sufriendo por este enfrentamiento que acabó con una muerte inolvidable en todos los sentidos.
  • La muerte de Hank. Espectacular. Ver a Walter sufriendo por su cuñado y esa frase lapidaria: “Eres el hombre más inteligente que he conocido, y aun así no te das cuenta de que ha tomado su decisión hace cinco minutos”. BRUTAL.
  • El capítulo del tren. Una joya en sí mismo todo el capítulo con una tensión acojonante.
  • El momento “Say my name”. Inesperado. El momento en el que por fin entendemos que Walter ya no es ese mequetrefe que no tiene nada que perder. Heisenberg ha tomado el control y le gusta lo que hace. Y infunde miedo y respeto por ello.
  • La escena de la pelea familiar final y la llamada por teléfono. Siempre recordaré cómo mi mujer y yo contuvimos la respiración durante todo el capítulo mientras nos mirábamos asombrados por el carrousel de emociones que estábamos viendo en pantalla.
  • Jesse alejándose en coche hacia su destino al ser liberado, de su prisión y de Heisenberg.
  • La cabeza encima de una tortuga. 😀
  • La música. Sin duda ha habido momentos donde la música ha sido elegida de manera magistral.

La recta final de Dexter

Dexter ha sido, sin embargo, el paradigma de lo que le puede pasar a una gran serie cuando la estiras hasta el asco. Para mi, pese a tener debilidad por esta serie y tragarme todas sus temporadas sin vacilar, ha sido un declive constante desde la temporada cuarta, con ese final desolador, que repuntó parcialmente en la temporada 7, pero que ha acabado de manera desastrosa en la última temporada, con unos seguidores que la hemos visto por inercia y por ver cómo terminaban las aventuras de nuestro psicópata favorito…El motivo obvio de esta decadencia fue que el equipo original de Dexter abandonó el proyecto después de la cuarta temporada, y después de ello, hubo otro cambio dos temporadas después. Eso explica muchas cosas.

Captura de pantalla 2013-10-08 a la(s) 13.46.56

De manera paralela a Breaking Bad, Dexter jugó con el momento en el que su hermana descubre su vida oculta, y eso desencadenó el inicio del fin del personaje. Sin embargo, se ha hecho de manera desordenada, torpe y sensiblera hasta el hartazgo, y nos ha traído una de las temporadas más sosas que recuerdo, sólo salvada por el obvio desenlace final, que ni siquiera ha estado libre de chorradas.

Uno de los GRANDES problemas de esta serie es que, mientras que Dexter y Debra eran personajes interesantes, TODOS LOS DEMÁS apestan. A mi nunca, nunca, nunca me han interesado lo más mínimo Quinn, que me daba bastante asco como personaje y deseé que Dexter lo matara en aquel momento conflictivo, ni me interesó LaGuerta, ni Batista con su hermana, ni mucho menos el alivio cómico de la serie, Basuka. Son personajes vacíos, sin ninguna evolución, y cuyo único propósito ha sido unir escenas de Dexter. Y eso ha sido lo peor de la temporada final de Dexter. Parece que los guionistas han decidido tratar de darle algo de profundidad a los secundarios de Dexter para que nos importe un poco que no los vayamos a ver más:

 

  • Nos han mostrado a un Quinn que actúa como el culo (el momento lloro del último capítulo es de vergüenza ajena) y que siempre está de bajón recordando a una Debra que siempre pasó de él. A mi personalmente me molesta cada minuto de este personaje en pantalla.
  • Se han inventado una hija florero para el personaje más plano de la serie,  Basuka, quitándole encima lo poco que hacía gracia de él. Una subtrama que no va a ningún sitio, que no aporta nada, y que no tiene resolución. Sólo se me ocurre que ha sido algún favor para hacer famosa a la actriz o algo parecido, porque podría desaparecer completamente y no hubiera pasado nada.
  • Batista / Jamie han seguido saliendo de manera regular sin ningún desarrollo, ya que son un poco más entrañables y no necesitaban subtramas tontas para cogerles cariño, pero de igual manera, si no hubieran salido, tampoco pasaría nada.

 

Aparte de esto, el otro gran problema de la temporada ha sido el uso y abuso de las casualidades para avanzar en la trama o para forzar la lagrimilla en el momento clave. Golpes de guión ridículos que además eran evidentes:

 

  • El momento de partirse la barbilla del crío.
  • Un Marshal que está detrás de la pista de una fugitiva, que sospecha que está siendo ocultada por los Morgan, pero que no pasa ni una hora mirando por las ventanas o espiando los movimientos de la casa a ver si ve algo extraño.
  • Quinn tiene un maldito anillo en el cajón que Debra descubre ‘de casualidad’ buscando una grapadora.
  • Una psiquiatra que aparece de la nada y que es ni más ni menos la doctora Frankenstein de la historia, cuyo hijo, encima, es el psicópata malvado de la temporada.
  • Por un aviso de bomba falso con un detective implicado te cierran todo un aeropuerto durante un día.
  • Dexter decide no matar ni por venganza a su enemigo y pone en riesgo a su hermana.

 

Para colmo, los guionistas decidieron que, como la mayoría de series, Dexter tenía que acabar con una muerte sensiblera para que sacáramos alguna lágrima, porque si no, el final de la serie sería lamentable. Y para eso, se inventan la clásica complicación médica ‘inesperada’ donde, tachán, la chica queda vegetal, nada más y nada menos. Obviamente, a no ser que seas un psicópata como el protagonista, y a pesar de lo facilón del capítulo, es difícil no emocionarse al ver partir a Dexter con el cuerpo de su hermana, a la que ha cuidado toda su vida, y entregarla a las aguas de su cementerio personal. Hay que ser un monstruo para no lamentarlo, y sobre todo el momento en el que Dexter se despide de su hijo por última vez. Ese hijo al que prefiere dejar con una asesina despiadada que se libra de todos los problemas con veneno, en lugar de dejarlo con sus hermanos, Astor y Cody, que siguen viviendo con los abuelos.

Y así, en un extraño giro de los acontecimientos, el final trágico de Dexter es que él mismo se exilia y se aísla de sus seres queridos para no arruinarles la vida, ya que cree que no va a poder dejar de matar, algo que contradice todo lo que se han empeñado toda la temporada en hacernos ver: Que no es un psicópata normal. Que tiene sentimientos y que puede elegir seguir sus impulsos o no. Toda esa basura que han estado construyendo con la psiquiatra al final se queda en nada y decide que mejor irse a vivir al monte y dejar a su hijo huérfano.

Los momentos que me quedo de Dexter

De Dexter me cuesta más recordar los momentos clave que se me quedarán para siempre grabados, puesto que son ocho años viendo la serie, pero creo que serían estos:

  • La entradilla de la serie. Una de las mejores.
  • La muerte de Rita. El mejor momento de toda la serie.
  • Los primeros capítulos donde la voz en off nos trasladaba de manera única a la mente de un psicópata que finge cada movimiento.
  • Dexter sacando el cadáver de Debra en una sábana blanca y toda la escena final.
  • El diálogo en la séptima temporada con Isaac Sirko en el bar, uno de los malvados más interesantes de la serie y que tuvo el final más tonto de todos.
  • Trinity
  • El momento en el que Debra casi le descubre por primera vez tras unas sábanas en la escena del crimen.
  • Los momentos vergüenza ajena en las temporadas 6, 7 y 8. Toda la temporada 6 fue de chiste, como cuando Dexter llegaba a la escena del crimen con un cuadro suyo en el comedor, y casualmente, por primera vez, todos estaban esperando a que llegara él antes de entrar en la casa. Inconcebible. Es muy triste que una de las cosas que más vaya a recordar sean estas cosas así.
  • Casi se me olvida mencionar el asco que ha generado TODO lo relacionado con el amor Debra-Dexter a partir de una estúpida conversación de diván con una psicóloga. Uno de los mayores despropósitos argumentales jamás visto.

Amargo final

Las dos series han acabado dando un final trágico a sus personajes, pero, mientras Breaking Bad se ha atrevido a hundir en el fango a su protagonista y ha creado una redención creíble (el momento de confesar a Skyler que al final le ha conducido su ego a continuar en el negocio) a la vez que ha dado una resolución a todas las tramas abiertas (salvo, ya sabéis, Huell, que quedará esperando en el piso franco a que alguien le saque de allí), En Dexter han optado por el final fácil, una muerte sensiblera para buscar la lágrima, y han dado un final a medias, donde el personaje se autocastiga, pero tampoco paga por sus pecados de una manera dramática. De hecho, el equipo original de la serie ya dijo que su final hubiera sido con Dexter en la silla eléctrica repasando sus crímenes. Pero no, aquí se han cargado a Debra gratuitamente y nos han salvado a Dex. Su redención se queda a medias y nos dejan un final abierto en plan “seguirá matando”, aunque sin los medios de la policía, me temo que su carrera no será tan interesante.

Captura de pantalla 2013-10-08 a la(s) 12.21.32

Mi conclusión

Es una lástima comparar lo que pasa cuando acabas una serie en su mejor momento, sin tratar de estirar los beneficios todo lo posible y lo que pasa cuando eso es lo único que te mueve. Breaking Bad ha pasado ya a la historia de la Televisión, y muchos la comparan con Los Soprano o The Wire en cuanto a calidad, y Dexter ha acabado en el pozo de las series, con muchísima gente diciendo que es el peor final de la historia de la Televisión. Yo tampoco diría tanto, pero vamos, no está a la altura de lo que podía haber sido.

En cualquier caso, reconozco que voy a echar mucho de menos a ambos. Walter White y Dexter Morgan han sido dos grandísimos personajes que guardaré en mi Olimpo de series personal, sólo que en el caso de Dexter siempre me quedaré con el regustillo de qué diferente hubiera sido que tras ese épico final de la cuarta temporada, la última temporada, la quinta, hubiera sido un compendio de las auténticas cuatro temporadas, donde hubiéramos visto el descubrimiento por parte de su hermana, encubrimiento, redención y castigo, sin todas las estupideces como el amorío entre hermanos, amantes psicópatas, y villanos con doble personalidad. Qué diferente final podríamos haber tenido.

 

 

 

Tagged: , , , ,

About the Author

awezoom Diseñador, emprendedor, jugón, músico amateur y padre.

Comments (2)

  1. Excelente análisis.
    Se van para no volver dos grandes; nos han ofrecido momentos épicos de disfrute y tensión totalmente inolvidables, poniendo el listón alto, muy alto. Pero en virtud del principio de incertidumbre, y a riesgo de que se enteren los tipos de Madrigal Electromotive, tengo que decirlo: yo como en Los Pollos Hermanos.
    Me quedo con Heisenberg 🙂

    http://goo.gl/TgM9eo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DISEÑO CREATIVO Y DESARROLLO INTERACTIVO

¿Tienes un proyecto? Contacta con nosotros para más información, o un presupuesto sin compromiso.