3 julio, 2013 awezoom

The Last of Us. Una obra maestra.

Mucho se ha escrito sobre este juego, así que no tengo mucho que aportar que no se haya dicho ya. Tal vez simplemente mi propia opinión sobre este título que, sin duda, ha pasado ya a mi olimpo de los videojuegos personal.

Cabe decir que siempre he sido un fan absoluto de los juegos de infiltración. Uno de los primeros juegos a los que me hice completamente adicto de niño fue Thief: The Dark Project. Esa fue la primera vez donde disfruté de avanzar a hurtadillas por un escenario en el que sentía que si era descubierto, moriría sin remedio, ya que era realmente difícil matar a los enemigos frente a frente. Aún recuerdo la noche que se publicó la demo en PcManía, una revista de videojuegos de los 80-90. Aunque sólo dejaban jugar el primer nivel, estuve toda la noche jugándola una y otra vez hasta que amaneció y ya decidí acostarme a las 9 de la mañana lo menos. Otros juegos que me han encantado siempre han sido las sagas Splinter Cell, Hitman, Assassin’s Creed, Metal Gear (aunque este es un poco una parodia del Stealth), el magnífico Crónicas de Riddick, Manhunt, o tantos otros, como el reciente Dishonored, aunque no me gustó tanto como esperaba, por ejemplo. Es decir, no soy objetivo con el género, ya que me encanta.

Dame un beso, corasón... :D

Dame un beso, corasón… 😀

uncharted

Así, cuando vi el primer video de The Last of Us en aquel E3 me emocionó ver que la gente detrás de Uncharted, Naughty Dog,  se iba a adentrar en el género de la infiltración. Además el video mostraba lo que ha hecho a Uncharted tan especial: La interacción con el entorno de manera realista. Creo que prácticamente a todos los que jugamos a Uncharted la primera vez, nos recorrió un escalofrío por la espalda cuando, en una escena concreta del juego, Nathan Drake se adentraba en un submarino, sin ser una cinemática, y se apoyaba ligeramente en el marco de una puerta al atravesarla. Un detalle sencillo, simple, pero que de repente hacía que el marco de la puerta cobrara presencia física. Ya no era simplemente un hueco a través del que unos polígonos animados pasaban. Era el marco de una puerta por el que pasaba nuestro protagonista, del mismo modo que lo hubiéramos hecho nosotros, ya que te tienes que agachar. Ese momento abrió toda una nueva manera de enfocar los movimientos y una manera de presentar a los personajes como reales, y no sólo como superheroes. Nathan Drake a veces tropezaba y le costaba esfuerzo escalar una gran altura. Y tanto es así, que el nuevo juego de Lara Croft, Tomb Raider, nos ha presentado a una Lara vulnerable, humana y que sufre, buscando nuestra empatía y que nos sintamos realmente identificados con un personaje que casi parece de carne y hueso.

Naughty Dog ha ido perfeccionando este tipo de detalles en Uncharted 2 y 3 y el resultado de esa búsqueda por la perfección ha tenido su meta: The Last of Us. En este juego Joel, el protagonista, y Ellie, son personajes completamente vivos y interactúan con el entorno de misma manera que lo haríamos nosotros. Y la jugabilidad permite que en todo momento puedas decidir hacer lo que harías tú en esa misma situación con sus herramientas a tu alcance. Todos los movimientos se desarrollan de manera orgánica, fluida y natural. Te escondes, atacas, y contienes la respiración de la misma manera que lo harías en la realidad. Puedes trepar, agacharte y meterte por recovecos, de una manera intuitiva y dinámica.

Eso, unido a que la historia es tremenda, extensa y digna de un guión de una miniserie de éxito de la HBO, convierten a este juego en una obra maestra en la que el empatizas hasta niveles raramente vistos en un videojuego antes. La progresión entre la relación de los personajes a lo largo de la historia, en la que ves como el cariño aflora poco a poco entre ellos, las veces que Ellie te salva la vida, no sólo en las cinemáticas, sino cuando te avisa con un “A tu izquierda, Joel!” te meten en la piel de esos dos actores virtuales y sufres con ellos a lo largo de cada paso de su aventura. Además, las influencias de The Road y El último hombre vivo también ayudarán a darle al relato más detalles que sin duda agradecerás, y que no revelaré aquí. 🙂

Aquí Ellie decide distraer a un enemigo que se acercaba a tu posición.

Aquí Ellie decide distraer a un enemigo que se acercaba a tu posición.

Incluso detalles como la manera en la que ‘escuchas atentamente’ y puedes situar a los enemigos en el espacio, están magníficamente resueltos, convirtiéndose en una habilidad realista, en lugar de un superpoder como pasaba en dishonored. Si un enemigo se detiene y se queda inmóvil, dejas de escucharlo, con lo que debes confiar en tus instintos. Es lo más parecido a lo que harías en la realidad si intentaras ubicar a tus enemigos en el espacio que te rodea para intentar pillarlos desprevenidos.

¿Entonces, qué es lo que lo hace tan especial? ¿El realismo?

En mi opinión, lo que ha hecho de este juego algo tan especial, es que, generalmente en los juegos donde la infiltración tienen un papel importante, tu papel es la de un espía, un agente especial, un asesino, un ladrón, que ha de infiltrarse, tratar de no ser descubierto, y matar a alguien o realizar una misión. En The Last of Us esto no es así. Aquí tu misión es pasar desapercibido por supervivencia. Aquí todos los enemigos te buscan para matarte y debes esconderte para escapar o para poder eliminarlos a pesar de su habitual superioridad numérica. Esta idea no es completamente nueva, muchos survival horror cuentan con esto para avanzar, pero aquí todos los elementos colaboran para que esta lucha por la supervivencia sea realista hasta el extremo: Cuidas de una niña, la infección no es de zombies, es de una plaga creíble con efectos que tienen cabida en el mundo real, los enemigos se comportan de manera creíble, flanqueándote, escondiéndose y de vez en cuando lanzándose a por ti a la desesperada…Y todo ello, sazonado con ese tremendo hiperrealismo que ya he mencionado, donde además las peleas interactúan con el entorno de manera completamente natural: Por ejemplo, muchas veces aplastarás la cabeza de un enemigo contra el borde de un mueble, una pared, o forcejearás con armas blancas, de manera espectacular.

Así que, lo que creo que hace que este juego destaque por encima de todos los demás, es que aquí, más que nunca antes, vas a sentir que LUCHAS POR TU VIDA. Y te llegas a creer que lo que has hecho, acabar con un grupo de 6, 8 o 10 asesinos, es posible, porque lo has hecho con métodos creíbles. Vale, con la concesión de que a ti te pueden pegar varios balazos y sigues de pie mientras tengas un kit médico. Pero es lo único no realista.

Aparte de esto, también tiene peso el hecho de que los personajes están interpretados y detallados a un nivel prácticamente inédito en un videojuego. Son lo más humano y su relación es la más interesante que he visto nunca en un juego. Y sólo por eso, te provocará sensaciones que probablemente nunca has sentido antes a los mandos de una consola.

Detalles como este enriquecen más aún la profundidad dramática del juego

Detalles como este enriquecen más aún la profundidad dramática del juego

¿Es perfecto entonces?

Hombre, por experiencia con amigos, el juego, a pesar de su espectacular intro, tiene un arranque lento y su jugabilidad a ratos se basa mucho en la búsqueda y exploración de un pequeño entorno para encontrar los pocos recursos que puedas encontrar. Esto implica que a veces estás 10, 15 minutos recorriendo un entorno en busca de balas, piezas, etc. y esto no es del gusto de todo el mundo. Además, los primeros enfrentamientos suelen ser con una pistola y una tabla de madera, con lo que has de usar más el acercamiento por detrás para poder pillar a la gente del cuello. Pero lo bueno llega después, cuando tu búsqueda te ha provisto de un pequeño arsenal, tienes algún coctel molotov y te sueltan contra 10 locos que te buscan, en un barrio residencial abandonado a ver cómo te las apañas. Ahí es cuando el juego se vuelve sublime. Y no digo que lo anterior no lo sea, pero me he encontrado con algún amigo que a las dos horas de juego sentía que The Last of Us no había cumplido sus expectativas porque la acción parece que va a ser muy limitada. Y no es así, en los últimos niveles, Ellie y Joel son máquinas de matar expertas.

Conclusión

Poco más me queda por decir. Para mi, este juego ha sido de 10 redondo. La historia, los detalles que rozan la obsesión en los desarrolladores, las conversaciones entre los personajes, el movimiento, la acción, la jugabilidad, las minihistorias que te vas encontrando en tu búsqueda por suministros, como esa vez en la que encuentras un refugio en una alcantarilla, donde un adulto se refugió con varios niños, o los mensajes que se han cruzado los miembros de otros refugios en su intento por sobrevivir, que más de una vez te helarán la sangre. Y no hablo de los varios giros de guión que hay a lo largo de la trama por no desvelar nada.

Para mi, sin duda, el único defecto que le puedo encontrar es que, la enorme belleza de los entornos me ha hecho maldecir más que nunca que la Playstation 3 no tenga un antialias decente, porque de haberlo tenido, habría sido espectacular ver esos impresionantes decorados que te llevan de viaje por USA.

Así luce el juego en nuestras PS3. No verás nada mejor en esta consola ya, probablemente.

Así luce el juego en nuestras PS3. No verás nada mejor en esta consola ya, probablemente.

Así que, no puedo más que recomendar este juego, sea cual sea el género que más te guste. Sólo tienes que tener en cuenta que si la primera media hora te resulta algo lenta, no te preocupes, sigue jugando, porque esa lentitud es parte de lo que te va a adentrar en la piel de los personajes, de lo que te hará sentir que te importan, y que hará que creas que ese mundo está ahí, lleno de peligros y muerte. Al fin y al cabo, estás en un mundo yermo y decadente. Disfruta del espectáculo, observa el entorno y disfruta con una de las historias más impactantes que se han podido ver en un juego. Y por favor, Naughty Dog, seguid haciendo juegos.

 Os dejo, de paso, un enlace a un genial análisis de Game40. Porque igual no te crees lo que te digo.

 

 

 

 

Tagged: , , , , ,

About the Author

awezoom Diseñador, emprendedor, jugón, músico amateur y padre.

Comments (2)

  1. Victor

    Estupendo análisis, y estupendo juego.
    Coincido en todos los matices. El título es el broche de oro y todo un lujo para el final de la era PS3, un exclusivo con mayúsculas, y no hacerse con uno, teniendo la consola de SONY, debería constituir serio delito. Sólo por la ambientación, la calidad gráfico y el altísimo nivel de dirección artística, ya vale la pena probar ‘The Last of Us’. Pero es que a la postre todo se ve superado por una historia madura y una jugabilidad exquisitas. Naughty Dog se consagra definitivamente como uno de los mejores estudios desarrolladores a nivel planetario, y desde luego ya me froto las manos imaginando su próximo proyecto 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DISEÑO CREATIVO Y DESARROLLO INTERACTIVO

¿Tienes un proyecto? Contacta con nosotros para más información, o un presupuesto sin compromiso.